El carbón de azúcar es un clásico de Navidad para todos aquellos que no se han portado demasiado bien. Lo tenemos disponible en su versión original aunque también de colores o en forma de piedras.